El Instituto Nacional de Cardiología se inauguró el 18 de abril de 1944 con la visión progresista de su fundador, el Dr. Ignacio Chávez, quien describió su finalidad como “… un Centro que fuese algo más que un hospital para cardíacos, un Centro que fuese a la vez un hospital, un laboratorio de investigaciones, una escuela y un instrumento de ayuda social y humana.

Desde su inicio, el Instituto cumplió cabalmente esta promesa y obtuvo el reconocimiento internacional por sus investigaciones y su formación de especialistas. Asimismo, se ganó el corazón de los mexicanos por la calidad y benevolencia de la atención médica que brinda.
Por decreto presidencial, desde el 13 de marzo de 1979 el Instituto cambió su nombre al de Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez como merecido homenaje a su fundador.

En la actualidad, el Instituto continúa produciendo investigación científica e innovación tecnológica original y de trascendencia, a nivel de ciencias básicas y clínicas en los campos de la cardiología, cardioneumología, nefrología y reumatología. Es el centro que forma el mayor número de especialistas cardiovasculares, que por su nivel académico y ética profesional, mantiene en alto el nombre del Instituto. Es un centro de referencia para proveer atención médica de tercer nivel, principalmente a pacientes que carecen de seguridad social.

Para cumplir su objetivo, en el Instituto laboran alrededor de 2,500 personas coordinadas por cinco Direcciones (Médica, Enfermería, Educación, Investigación y Administración). 

Misión
Aliviar las enfermedades cardiovasculares mediante la investigación científica trascendente, educación profesional superior y una atención médica moderna con cualidad humanitaria.

Visión
Ser líderes y referentes de la cardiología,inspirados en una filosofía de renacimiento de la excelencia científica y la actitud humanitaria.

Valores
Sensibilidad
Responsabilidad
Excelencia
Respeto
Honestidad
Lealtad
Disciplina
Cultura